ConspiracionesLa Hora del Postre

Proyecto MK- Ultra: Controla tus gustos, antes que ellos te controlen a ti

confi

Estados Unidos cuenta con uno de los gobiernos más poderosos del mundo, conformado no sólo por políticos. En él intervienen banqueros, oligarcas, empresarios, líderes de opinión, ONG´s, incluso artistas de renombre que forman una red estructurada con el propósito de cumplir una agenda: El control absoluto.

En esta edición, te  mostraremos algo que en su tiempo fue un secreto, pero que hoy en día podemos asegurar su vigencia. Se trata del proyecto MK- Ultra. No podíamos esperar  tanta elocuencia, si no proviene del organismo encargado de la inteligencia y seguridad de los Estados Unidos. Estamos hablando de  la C.I.A.

En 1953, el entonces director  Allen Dulles, dio luz verde a este proyecto  que en un principio estaba destinado a crear una sustancia que obligara a los  presos, criminales y soldados, en  proceso, a facilitar la confesión de sus delitos u obtener información sin recurrir a la “violencia”. La pregunta que surge es ¿En realidad no se considera violencia administrar una droga sin consentimiento del  afectado?

Al implementar el programa durante años, concluyeron que no se estaban obteniendo los resultados esperados, por lo que se tuvieron que realizar “ajustes” degradando por completo el propósito inicial del proyecto , buscando nuevas alternativas y alejándose cada vez más de la prudencia. Una década después, la implementación de estas técnicas disminuyó pero las ideas de dominación persistían.

El proyecto MK- Ultra no es  un secreto, incluso, se dio a conocer pocos años después de haberse creado,  despertando la indignación de la sociedad, pues los experimentos  disfrazados de “estudios científicos” ya no solo se realizaban en animales, también en humanos, lo cual resulta doblemente repulsivo. Con el paso del tiempo, el proyecto parecía haber desaparecido, pero  en realidad el “plan maestro” solo había entrado en una fase de hibernación.

SI NO PUEDES CON EL ENEMIGO, ÚNETE  A ÉL.

Esta retórica funciona perfecta para ejemplificar la manera en que se consiguió la “mutación” de este plan;  A finales de los 60´s y principios de los 70´s, países como Estados Unidos  y Reino Unido se habían convertido en la sede de la conciencia, el libre pensamiento,  los excesos  y una paz intermitente. La segunda guerra mundial había terminado, “La guerra fría” había comenzado y con ello iniciaba una corriente que contrastaba con toda idea belicista de aquella época: La música.

En los años 70´s el internet era una palabra desconocida, no se tenía acceso a fuentes de información y los medios de comunicación no eran masivos. La música jugó un papel  clave para mantener la paz en los años venideros. Aparecieron íconos de la música que eran capaces de reunir miles de personas en un recinto como The Rolling Stones, The Beatles, The Doors, Jimmy Hendrix, por mencionar algunos, quienes se encargaban de llevar mensajes liberadores al público e intentaban abrir los ojos a la sociedad. Esto  hizo que los gobernantes  encontraran el método perfecto para continuar con su plan.

En una entrevista,  el  cantante John Lennon, de la banda “The Beatles”, denunció abierta pero retóricamente, la existencia de personas en lo más profundo del gobierno, que tienen planes con nosotros, planes remotamente favorables para el desarrollo humano, aquí dejamos una cita textual de las palabras del hoy fallecido cantante:

Creo que toda nuestra sociedad está dirigida por personas locas con objetivos dementes, si alguien puede poner en papel lo que nuestro gobierno, el gobierno estadounidense, el chino, el ruso, etc. ¿Qué están intentando hacer en realidad y qué creen que están haciendo?, yo creo que estaría encantado de saber qué creen que están haciendo, yo creo que están locos… pero es probable que se me tache de loco por expresar eso…”   Días después, fue asesinado.

Conociendo el alcance que podían tener los artistas ahora convertidos en “líderes de opinión”, el gobierno  retomó el proyecto MK- Ultra; ahora creando artistas ficticios tomados desde niños y sometiéndolos a procedimientos que denigran la existencia humana para convertirlos en perfectos títeres en función del gobierno o mejor conocidos como “ídolos Pop”.

En la actualidad podemos encontrar evidencia clara  que muchos de los íconos de la música están al servicio de estas sociedades, generalmente, ellos  adoptan comportamientos  surreales, creando símbolos con las manos, haciendo que el público los aprenda y los adopte como un elemento cotidiano en su vida, al grado que, para tomarse una fotografía  recrean dichos símbolos que su “artista” favorito les enseñó. Cabe mencionar que en ocasiones, los comportamientos adoptados por los famosos suelen ser involuntarios, como  si muy en el fondo quisieran despertar del letargo en el que se encuentran, podemos mencionar algunos casos  como el de la cantante Britney Spears o el famoso rapero Jay Z , los cuales puedes consultar libremente en internet.

La lista de personajes pertenecientes a este proyecto,  no se limita a la industria musical, podemos encontrarla en casi todas las modalidades que suponen el entretenimiento:

  • Deportes
  • Noticieros
  • Música
  • Reallity Shows
  • Comerciales
  • Videojuegos
  • Películas
  • Anuncios publicitarios

Cada uno de los planes  y documentos desclasificados suponen un autor intelectual dependiendo el rubro, por ejemplo, el control mental con base en el entretenimiento actualmente es liderado por George Soros, uno de los grandes especuladores, multimillonario  nacido en Hungría de origen Judío encargado de mover los hilos del entretenimiento, no solo en Estados Unidos, también alrededor del mundo garantizando el adoctrinamiento de las masas por medio de la propaganda, es decir,  utilizar cadenas de televisión como: BBC, CBS, ABC, CNN, para lanzar campañas contra  el enemigo en turno, llámese Rusia, Irán o Siria, y crear la atmósfera perfecta para que en aquellos países donde se emite su señal,  despierten el odio hacia dichos países sin conocer información alternativa.

George Soros

La maldad  es algo que solo existe en las películas, eso es lo que una persona promedio suele afirmar, pero,  conociendo un poco sobre estos temas podemos incluso replantear una pregunta: ¿Realmente la maldad que se plasma en las películas, es equiparable con la maldad que existe dentro de las personas?

Deja un Comentario